Seguidores

Suscribete :)

domingo, 1 de noviembre de 2015

Domingo de Lectura: "El arpista Ciego"

Hola bombomciyos otro Domingo más de lectura. Y hoy con El arpista Ciego, un libro que se me antojo y tuve esa necesidad loca de tenerlo.
Aunque es un poco especial porque es de Terenci Moix, y para aquellos que no conozcáis este escritor,, pues es algo "especial" a la hora de escribir.

Y vamos con el libro:

La verdad el libro ya con la portada me atrajo,, este guapísimo egipcio con esa lagrima uuhh,, me encantó (y de echo me encanta). jajajaja


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

EL ARPISTA CIEGO de Terenci Moix.

Terenci Moix, seudónimo de Ramón Moix Meseguier, fue un escritor español en lengua castellana y catalana. Hermano mayor de la también escritora Ana María Moix.

Nacido en Barcelona en 1942, Tenrenci Moix ha sido, desde finales de los años sesenta, una de las figuras más destacadas del panorama literario español. Buen parte de su fama se debe a ese espíritu independiente y muchas veces transgresor que encontramos en otras como Mundo macho, El día que murió Marilyn, El sexo de los ángeles, Mujercisimas, Garras de astracán, El peso de la paja y Chulas y famosas. Su obra, galardonada en numerosas ocasiones y acogida calurosamente por los lectores, es producto de varias pasiones: pasión por el conocimiento de todo lo que le rodea, de sí mismo, por el viaje, por el séptimo arte, por el antiguo Egipto. En este sentido destacan sus novelas Terenci del Nilo, El sueño de Alejandría, La herida de la esfinge, No digas que fue un sueño (premio Planeta 1986), El amargo don de la belleza (premio de Novela Fernando Lara 1996) y El arpista Ciego.


Una fantasía del reinado de Tutankamón.

En aquella edad pretérita de un Egipto que era ya añejo, pero de aroma embriagante y sin tacha, dioses y hombres- y a veces también, mínimos sabios y juerguistas- se mezclaban sin excesivo recato, haciendo alarde de una total falta de compostura y de algunos vicios absolutamente confesables. Sobre todo los primeros que, abolidos y vilipendiados por la herejía monoteísta del faraón Akenatón, no encontraban entretenimiento más grato que dar que hablar al mito, con el fin de escapar de las horrendas salas del olvido y perpetuarse en contradictorios vaivenes de dimes y diretes.

De entre aquellos que fueron bendecidos por el polvillo dorado de los dioses divinos destacan: Ipi, el arpista cieguito; Jonet, el flautista, su medio hermano, y Tutankamón, aquel que no sabía olvidar. Poco podía imaginar la dama Kipa que, tras tantos días de helada continencia, el cieguito que nació de sus efímeros ardores con el vecino pondría música a la voz eterna de Tebas, y hasta el mismísimo faraón lo llamaría a su lado y no querría ya más separarse de él. Tampoco Jonet creería, aun de habérselo pronosticado el Profeta de Amón en persona, que sus carnes prietas seducirían no a un dios, sino a dos, y que encontraría el amor verdadero tras surcar el infinito a lomos de una alfombra voladora. Y es que, mecidos por las quietas aguas del Nilo que fluyen parejas a la poesía del narrador, la memoria infinita preserva Tebas del ocaso, mágico refugio donde el tórrido brillo del sueño adolescente coquetea impúdicamente con la eternidad.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Libro de pasta dura y 380 páginas.

Lo pedí por Circulo de Lectores.


Como veis el libro lo compré porque es historia Egipcia,, la que me gusta de siempre, habla de tutankamon de su reinado, de historia pero en fantasía,, como vengo leyendo desde siempre.

Sin embargo para leerse este libro te tiene que gustar como escribe Terenci Moix....porque???? pues porque es demasiado "especial".

El libro trata, como bien indica su nombre, de un arpista (Ipi) que es ciego y es el mejor arpista del reinado. Pero el libro se va torciendo entre letras y al final todos son gays, todos tienen sexo por las nubes y mil historias más... (jajajaja).. Vamos que en una melodía de arpa de Ipi me perdí y de repente esta leyendo como estaba a "4 patas". (exagerándolo pero vaya así es este libro).

No es el primer libro de Terenci Moix que me leo,, y sinceramente,, hay cosas que me gustan y otras que no,, parece como que el propio escritor era gay necesitaba cantarlo a los 4 vientos a través de sus libros (no lo se).

Y hasta aquí el post de hoy con este libro tan "especial". :)

Miles de besos y nos vemos en el próximo post.
:* <3